Invest in women - it pays! - Español

Español

¡Invertir en las mujeres da resultados!1

Las mujeres saludables generan resultados para sus familias, comunidades y naciones.

  • El trabajo no remunerado de las mujeres en el hogar, las granjas o cuando cuidan de sus familias equivale a aproximadamente un tercio del Producto Bruto Interno generado en todo el mundo.
  • Es más probable que el ingreso generado por las mujeres se destine a alimentación, educación, medicinas y a la atención de otras necesidades de la familia que el generado por los hombres.
  • La muerte o discapacidad de una madre da lugar a un aumento en las tasas de mortalidad y enfermedad entre los hijos, destruye las familias, obliga a los niños a abandonar su educación y disminuye la productividad económica del hogar y la comunidad.
  • Las mujeres son las únicas fuentes de ingresos en entre el 25 y el 33 por ciento de los hogares.
  • En 2001 la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional estimó que el impacto económico mundial de la mortalidad materna y de los recién nacidos era de 15 billones de dólares que se expresaban en pérdidas en potencial de producción cada año – la mitad correspondiente a las mujeres y la otra mitad a los recién nacidos.

La tasa de retorno para las inversiones en las mujeres es enorme.

  • Las inversiones destinadas a educar a las niñas un año más que el promedio ayuda a aumentar sus ingresos entre un 10 y un 20 por ciento.
  • Las inversiones en la educación secundaria de las mujeres generan retornos que se traducen en aumentos salariales del 15 al 25 por ciento, según cálculos del economista de Yale Paul Schultz.2
  • Los créditos entregados a las mujeres aumentan el nivel de consumo de los hogares dos veces más que los entregados a los hombres.
  • Prestar servicios obstétricos de emergencia y asegurar la disponibilidad del equipamiento necesario para salvarle la vida a las mujeres también ayuda a desarrollar las capacidades necesarias para realizar operaciones y transfusiones de sangre que resultan útiles en casos de accidentes y otras emergencias.
  • Al invertir en servicios de planificación familiar se reducen las tasas de embarazos no deseados, lo que a su vez reduce la cantidad de abortos inseguros, lo que a su vez reduce los costos de atención de la salud.
  • En algunos países de bajos y medianos ingresos los hospitales gastan hasta la mitad de sus presupuestos para ginecología y obstetricia en la atención de las mujeres que padecen complicaciones ocasionadas por abortos inseguros.
  • Un estudio del Banco Mundial de 1993 concluyó que la atención prenatal, la atención durante el embarazo y la planificación familiar se encontraban entre las seis intervenciones de salud más costo-efectivas para los países de bajos ingresos.

La inversión en las mujeres genera un "círculo virtuoso"

  • Las mujeres educadas, con empleo y económicamente productivas son más proclives a utilizar los sistemas de salud.
  • Un estudio concluyó que las mujeres desempleadas tiene cuatro veces más posibilidades de ser afectadas por la mortalidad materna que las mujeres empleadas, y asimismo tienen mayores posibilidades de padecer complicaciones de salud y enfermedades luego del parto.
  • Las mujeres que usan servicios de salud son más proclives a usar otros servicios de salud reproductiva, tales como el tratamiento y las pruebas para la detección del VIH/SIDA y la planificación familiar.
  • Las mujeres que usan servicios de salud materna también son más proclives a solicitar vacunación para sí mismas y sus hijos.
  • La condición de empleo es más importante para mejorar la salud materna que la condición económica general del hogar, tal vez porque el trabajo remunerado aumenta el poder de las mujeres sobre los recursos del hogar.

Las inversiones necesarias se encuentran al alcance de la mano.

  • Diferentes informes estiman que el paquete de servicios esenciales que resulta necesario para lograr mejoras significativas en la salud materna costaría menos de 1,5 dólares por persona en los 75 países donde se concentran el 95 por ciento de las muertes maternas.
  • La Organización Mundial de la Salud estimó que la asistencia internacional para el desarrollo destinada a la salud materna y del recién nacido fue de 530 millones de dólares en 2004. La OMS calculó que ésta debería ser diez veces más alta (5,5 billones de dólares por año) para poder alcanzar el ODM No. 5 para el año 2015 en los 75 países donde se concentran el 95 por ciento de las muertes maternas.
  • Las proyecciones indican que estas necesidades de financiamiento podrían satisfacerse si los países invirtieran el 15 por ciento de sus presupuestos nacionales en salud y si la asistencia oficial para el desarrollo alcanzara el 0,7 por ciento del Producto Interno Bruto de los países miembros de la OCED.
  • Esta suma representa sólo el 0,016 por ciento del PBI mundial y el 2 por ciento de la asistencia, encontrándose muy al alcance de los países donantes. E implicaría un retorno tres veces mayor en términos de productividad materna y de los recién nacidos que de otra manera se perdería.


1. Figures in this fact sheet, except where indicated, from K. Gill, R. Pande and A. Malhotra, "Women Deliver for Development," International Center for Research on Women, Washington DC, July 24, 2007, pp. 37-41.
2. These two points on education from B. Herz & G. Sperling, "What Works in Girls' Education: Evidence and Policies from the Developing World," Council on Foreign Relations, New York, 2004, pp. 3-6.

 
 
 

Join the
Mailing List

Click here to join the mailing list.