Girls Education - Español

Español

Educación de las niñas

Lograr la enseñanza primaria universal

ODM número 2: Alcanzar la enseñanza primaria universal. La educación de las niñas incrementa sus ingresos a lo largo de sus vidas así como los de sus familias y países. En un estudio realizado en 100 países, el Banco Mundial encontró que cada incremento en uno por ciento en la proporción de mujeres con educación secundaria aumenta la tasa de crecimiento del ingreso anual Per cápita de un país, en aproximadamente 0.3 puntos porcentuales. 

Educar a las niñas aumenta sus ingresos a lo largo de la vida, así como los de sus familias y países 1

En un estudio realizado en 100 países, el Banco Mundial encontró que cada incremento en uno por ciento en la proporción de mujeres con educación secundaria aumenta la tasa de crecimiento del ingreso anual Per cápita de un país en aproximadamente 0.3 puntos porcentuales. 

Las niñas que obtienen un año adicional de educación sobre la media del país, ganan entre 10 y 20 por ciento más en promedio, lo cual constituye un incremento superior que para el caso de los niños. En particular, las niñas con educación secundaria tienen un 18% de retorno en el salario futuro, comparado con 14% en los varones.2

Los rendimientos de los cultivos en Kenia podrían incrementar 22 por ciento si las mujeres agricultoras tuvieran la misma educación y suministros (tales como fertilizante, créditos, inversiones) que los hombres dedicados al mismo trabajo.3

La educación de las niñas y las mujeres fomenta la democracia y la participación de las mujeres en la actividad política.4

Un estudio realizado en Bangladesh halló que las mujeres que reciben educación tienen tres veces más probabilidad de participar en reuniones políticas, que aquellas que no reciben enseñanza. 

Las mujeres con acceso a la educación tienden a resistir más los abusos, tales como violencia doméstica, tradiciones como la mutilación genital femenina y la discriminación en la casa, sociedad o sitio de trabajo. 

La educación de las niñas y las mujeres salva vidas.5

Cada año de educación retrasa el matrimonio de una niña y reduce el número de hijos. Las niñas con educación secundaria tienen hasta seis veces menos posibilidad de contraer matrimonio temprano, que aquellas con educación limitada o inexistente. Las niñas que reciben educación secundaria y educación superior al grado 7 tienen, en promedio, 2.2 niños menos que aquellas con poca o ninguna educación. 

Las mujeres con educación tienen menor probabilidad de morir durante el embarazo o parto y tienden a enviar a sus hijos a la escuela. 

Si las mujeres reciben educación primaria, la tasa de mortalidad por hijo menor de cinco años se reduce a la mitad:  cada año adicional de escolarización para las niñas disminuye la mortalidad infantil para sus hijos hasta en un 10%. Así mismo, las madres proporcionan mejor nutrición, cuidado de la salud y gastan más en sus hijos: las niñas y las mujeres usan 90% de sus ingresos en sus familias, mientras que los hombres gastan entre el 30 y 40%.6

Los hijos de madres sin enseñanza tienen la mitad de probabilidad de atender la educación primaria con relación a aquellos cuyas madres accedieron a ésta.

La educación para los y las adolescentes y personas jóvenes es crítica para el desarrollo

Las personas jóvenes menores de 25 años, es decir la mitad de una población de 6.5 mil millones de habitantes a nivel mundial, necesitan habilidades vocaciones y para la vida y acceso a servicios de información y salud sexual y reproductiva, si es que quieren tomar parte y contribuir al desarrollo de sus países.8

La educación secundaria y superior, especialmente para las niñas, proporciona altos retornos para la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la salud reproductiva. 

Habilitar a las personas jóvenes para tomar decisiones sobre cuándo casarse y sobre cuándo tener hijos, conlleva a familias más pequeñas, frena el crecimiento poblacional e incrementa la productividad y aumento de ingresos. 

La educación de las niñas permanece por detrás de la escolarización de los niños varones

Del total de 163 millones de personas jóvenes analfabetas en el mundo, 63% son mujeres.9

UNESCO y UNICEF estiman que hay más de 115 millones de niños y niñas entre 6 y 12 años que no reciben escolarización, siendo tres quintos de estos mujeres. 10

Cada año, casi 5.5 millones de niñas entre 15 y 19 años dan a luz.  Sólo 35% de aquellas no casadas usan un método anticonceptivo moderno.11

Si bien la brecha en cuanto a matrícula en educación primaria se está cerrando, una de cada cinco niñas en el mundo en desarrollo no completa el sexto grado. 12

Sólo el 43% de las niñas en edad para atender la escuela secundaria, realmente accede al sistema educativo, en los países en desarrollo.13

Los factores que contribuyen a disminuir la escolarización de las niñas incluyen: costos de la enseñanza, transporte, libros o uniformes; prejuicios culturales o tradiciones que dictan educar sólo a los varones y dedicar a las niñas al trabajo del hogar; limitado número de profesoras mujeres; no disponibilidad de compresas sanitarias; no existencia de espacios de baño separados; acoso o abuso sexual por parte de educadores u otros estudiantes; y matrimonio infantil. 

En los lugares donde se espera que las niñas trabajen en el hogar y se unan a las familias de sus esposos una vez casadas, los padres ven como una pérdida la escolarización de las niñas. 

Las niñas que sufren reveses o largas ausencias en la atención a la escuela primaria posiblemente no obtendrán la ayuda necesaria para ponerse al día. 

Los educadores exigen menos a las niñas que a los varones: una de cada tres niñas que concluyen la escuela primaria en África y en el Sur de Asia, no están en capacidad de leer, escribir o hacer matemáticas simples.14

Un nivel alto de liderazgo político puede incrementar el entendimiento público de la situación y crear condiciones para la educación de las niñas en el mundo en desarrollo. 

Los costos de la educación son de pago inmediato para los padres, pero sus beneficios son de largo plazo. Es por esta razón, que los gobiernos deben instaurar la educación universal obligatoria, al menos para los grados de primaria y, eventualmente, para los grados de secundaria. 

Eliminar o reducir los honorarios de matrícula tiene como consecuencia, usualmente, un disparo en la inscripción. 

Bajar los costos de educación, libros, uniformes, etc. baja dramáticamente la deserción escolar. 

Las escuelas pueden convertirse en espacios más amigables para las niñas, ofreciendo letrinas privadas, maestras, suministros sanitarios y poniendo fin al acoso y discriminación contra ellas.    

La construcción de escuelas rurales o en comunidades debe incrementar el acceso e incluir apoyo de las poblaciones, horarios flexibles y programas de cuidado de los infantes. 

La educación sexual y reproductiva integral debe ser de carácter obligatorio en escuelas, particularmente para los y las adolescentes. 

Referencias

1 Herz, Barbara, and Sperling, Gene B., What Works in Girls' Education: Evidence and Policies from the Developing World, Council on Foreign Relations, New York, 2004, p. 2-3
2 Ruth Levine et al., Girls Count: A Global Investment & Action Agenda Reprint (Washington, DC: Center for Global Development, 2009).
3 UNFPA, UN Population Fund, State of World Population 2005: The Promise of Equality, UNFPA, New York, 2005, p. 47
4 Herz, p. 6
5 UNICEF, The State of the World's Children 2007, UNICEF, New York, 2007, p4-6
6 Nike Foundation, The Girl Effect.
7 UNICEF, p. 27
8 UNFPA, p. 45
9 UNFPA, p. 46
10 Ruth Levine and Nancy Birdsall, On the Road to Universal PrimaryEducation (Washington DC: Center for Global Development, 2005): 2.
11 National Research Council and Institute of Medicine, Growing Up Global:The Changing Transition to Adulthood in Developing Countries, ed. Cynthia Lloyd (Washington DC: National Academies Press, 2005).
12 UNICEF, p. 4
13 UNICEF, p. 4
14 Herz, p. 2

 
 
 

Join the
Mailing List

Click here to join the mailing list.

 
 

YOUTH GUIDE TO ACTION ON MATERNAL HEALTH

Get inspiration and information for your advocacy and awareness-raising efforts. Download the toolkit.

YouthGuide-cover.jpg